El amor fitness

 

amor fitnessdos

Me encanta hacer teorías comparativas sobre lo que es el amor para mi. Y obviamente he llegado a compararlo con tantas cosas y ustedes me dirán: es que todavía no tenes ni idea lo que es el amor. (ay que malditos realistas de la vida que son!)

Y no, como voy a tener idea lo que es el amor si cada experiencia amorosa se resume a ir caminando, pisar una baldosa y mancharme el pantalón blanco con barro. (Pero claro, mis relaciones amorosas fueron como barro, que cuanto más queres arreglarlo más lo seguís manchando)… Es un garrón eso vieron, imposible tener un pantalón blanco sin alguna manchita…

En fin, aunque no sepa lo que es el amor, si me encanta tratar de entender cómo es que funcionaría en una vida paralela, o en una realidad que obviamente no es la mía. O quizás si, porque soy una gran observadora. (Siempre mirando de afuera vio).

Así que hoy se me ocurrió compararlo con el gimnasio. Es como que no quiero saber nada con él, pero me siento mal si no voy. Y luego de ir tantas veces, al principio obligada, me terminé enganchando y ahora cuando no voy me siento culpable. (Ah no si tenía unos problemas).

Similar a lo que pasa a veces con las relaciones. (Si lo de la baldosa te causo imagínate el matete que tengo acá):

PRIMERA PREMISA: “Yo no tengo expectativa en sacar masa muscular, solo voy al gimnasio para sentirme bien”.

Bueno esto es comparable a decir que cuando apenas conocés a alguien no tenes expectativa pero a medida que fluye la primera cita estás pensando como le pondrías a los hijos…

Puede que todos vayamos al gimnasio para sentirnos bien pero también vamos porque queremos adelgazar, tonificar, etc etc etc y se me estaba olvidando el etcétera. A decir verdad, la cuestión de la expectativa, de decir que no tenés o que vas con las mínimas esperanzas es para no sentirte mal en el caso de que no funcione, está bien, es un lindo mecanismo de defensa que no siempre funciona como escudo.

SEGUNDA PREMISA: “Desde que voy empecé a notar los cambios”.

Bueno, acá la cosa comienza a cambiar, saliste de la zona de confort, de la baja expectativa y ahora te abriste y comenzaste a notar que se está poniendo bueno…Y si… ya estás enganchado, empezaste a ver los síntomas de que la cosa fluía y ahora querés saber cómo sigue.. no da abandonar. (Hay algunos que lo hacen igual, tipo a la primera que ven que algo va bien, retroceden ja ja, no voy a meterme en esto igual, sorry).

Y después la rematás con la:

TERCERA PREMISA: “Yo no vine pensando que esto me iba a gustar y ahora se me hizo una rutina, y si vengo los martes tengo que venir los miércoles”.-

Hasta que claro, tendemos a ponerle cierta negatividad en cierto momento. ¿El amor tiene cierta rutina? Si. Ahora, ¿Es mala la rutina? Depende. Si pensás como rutina y lo hacés obligado, obviamente que no te va a hacer bien, ahora, ¿qué clase de amor no tiene rutina? ¿A qué le llamamos no rutina? A hablar un día y no hablar por tres?

¿Esos son los clásicos #rompedoresderutinas? Más bien para mi son unos nabos si lo hacen de esa manera. #FueraDeMiVista. Tipo, quiero estar con vos pero no hablemos por unos dias asi no caemos en la rutina.  KE? Muérete!

En el gimnasio un día haces brazos, al otro día piernas… después complementás con aeróbico… una rutina que genera bienestar no se convierte en #malarutina.

La realidad está en que si vas todos los días puede que agobies el músculo si. Bueno el amor trabaja igual. Tiene varias partes en la que tenemos que ir trabajando cada una de ellas, algunas nos cuestan más, otras menos.

El músculo más difícil de trabajar para mí es la libertad. Como no sentir que te agobian y que te dejen ser. En el amor hay que darle tiempo a los espacios pero no espacio al tiempo porque ahí se te termino la relationship.

¿Por qué somos tan buenos eligiendo qué zonas del cuerpo trabajar, entendemos las limitaciones y en el amor no somos capaces de hacer lo mismo?

A veces las cosas no funcionan en el amor porque fatigamos ese músculo hasta acalambrarlo.

A veces en las relaciones no nos va bien porque no encontramos la manera de elongar correctamente.

Ojalá todos tratáramos las relaciones como las rutinas del gimnasio. Cuando voy a este lugar me encanta la energía que se genera, todos en su mundo, exigiéndose para verse bien, creo que la única que se queja y sufre con los ejercicios soy yo.

Bueno.. ¿a ustedes no les duele? Más me duele tomar la proteína igual, eso si que es un shock al corazón.  ¡Más fea que infidelidad consentida! jaja

¡Hasta el próximo post!

 

 

4 comentarios en “El amor fitness

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s