LAS GANAS

Hoy vamos a tocar un tema muy sensible que nos confiere a todos: las ganas que le tenés a esa persona y no hacés nada por ello.

Ay pero no lo tomen como un palazo, seamos sinceros: ¿Qué que hacemos por la persona que nos gusta? ¡Nada!

Estamos estancados, no avanzamos, nos movemos en la misma sintonía todo el tiempo y no somos capaces de mirar un poquito para el costado.

Y hablo tanto de hombres como de mujeres.

A mi me encanta ese momento en que te gusta alguien y no sabes qué onda, pero también me encanta salir del “no se qué onda” y avanzar un poquito…

Todo bien con esa sensación del: “¿Ay yo le gustaré?” O esa emoción que te agarra cuando te escribe por primera vez y decís: SEEEEEEEE

Pero después llegás al momento en que la conversación se vuelve tediosa y no avanza y no avanza y vos por dentro pensás:

“¿Pero para qué me habla tanto si nunca me dice de hacer nada?” y yo sé que las palabras son gratis (y Dios mío hay mucha gente a quienes se las cobraría) pero, ¿Tanto vas a tardar para invitarme a salir?

¿Te lo tengo que escribir en código binario? (si estás pensando que voy a escribir en ese lenguaje desde ya te digo que no)

Así que pensando en esta situación de las ganas establecí un par de conclusiones:

1) SI NO INVITA… NO SE ANIMA, PIENSA QUE SOS DEMASIADO PARA ÉL/ELLA

Mira yo solo quiero decirte que desde el momento que la/o agregaste o hablaste ya no podés dar un paso al costado, ¡arriésgate!. En la vida todos nos movemos por intención, con discernimiento y voluntad. Que no quede todo ahí, si te gustó y diste el primer paso, ¿por qué quedarte en el molde? ¿Porqué hablar siempre y quedar en que: “daría ir a tomar algo”… Metele presión, encendé la mecha, raspá el fósforo: IN VI TA LO/A

2) EL CONTEXTO ANTECEDE LA INVITACIÓN

Esto regla básica; todo bien con el que encara e invita al toque pero tenemos que tener en cuenta si primero la persona a la que querés invitar puede llegar a tener un mínimo interés en vos.

Tampoco hay que tirotear a todo el Instagram, me espantas… hay que ver a quién , estudiar el contexto, ver si hay chances… tampoco me caigas onda paracaídas. Eso no me va. Descartado/a.

Sino que la misma conversación te va llevando. Y te das cuenta si hay onda o no, no seamos cararrotas tampoco…!

2) AL PONE CORAZONCITOS, SE LE ACALAMBRA EL DEDO

Si no haces nada al respecto, sos como un extra de la red social. Esa persona tiene que saber que tenés un interés por ella, pero no nos quedemos en una simple respuesta de historia de Instagram, o corazoncitos a penas sube la foto. Anda más allá, ¡salí de la pantalla! Si sabés que entre ambos hay cierta tendencia a tener onda y se puede comenzar algo, pongámonos las pilas…

3) LA INVITACIÓN NO ES UN TEMA DE GÉNERO

Está conclusión me encanta porque después de escuchar las historias que me cuentan tengo el agrado de decirles que las mujeres que invitan de buena manera a salir a un hombre, es muy valorable.

Alguien tiene que dar un empujoncito. Si en medio de la conversación ves que él no avanza, pincharlo e invitarlo a salir ¡es buena!

Es como una invitación encubierta. Si él te tiró un día hacer algo y nunca más insistió, no está mal que la mujer le diga: ¿qué te parece hoy?

El tema está en la respuesta recibida, si ella recibe un: “en media hora te paso a buscar” a ese le pongo pulgar para arriba , pero si él te responde:

“¿Me parece hoy qué?Merece morír.

Una señorita muy amiga me dijo : “No sé por qué nos cuestan las relaciones y creemos que porque si le decimos que si al toque para salir quedas como “regalada” cuando en realidad estás coincidiendo un momento con alguien”.

Tranquila, ellos saben muuuuy bien a quién le hablan cuando les hablan y a quien invitan cuando invitan.. (Los estoy defendiendo acá, háganme la segunda chicos!)

4) TODA INVITACIÓN CADUCA

No les pasa que siempre los invita la persona que no los tiene que invitar? Jaja es genial!

Hay algunas personas muy copadas que escriben y te invitan planes que decís: ¡waaaa ni a Donald Trump se le ocurre ESO! Un día alguien me invitó a andar en camello. Y yo le pregunté si en Camet había! (O en el zoológico que se yo!!!!) Pero claro, en realidad me estaba invitando a Egipto ja ja ja. Yo diría que comencemos por lo menos acá en Olavarría y Garay que hay un Antares muy lindo…

Igual más allá del tipo de invitación, tratemos de que no se nos pase la fecha. Si te invita un lunes, el martes o miércoles tenés que coordinar, no dejes pasar dos semanas que la invitación se petrificó entendés…

Claro, te tira de salir un día y después pasan tres años y vos ya estás casado con hijos cuando se acuerda de concretar la salida.

A veces pienso que las redes sociales ayudan un montón o quizás nos escondemos detrás de ellas y no dejamos salir a nuestro verdadero yo.

Últimamente ya uno no sabe si te hablan porque son buena onda o porque quieren algo con vos, o no quieren nada. Simplemente pasa que creo que a todos ya nos da lo mismo y no podemos distinguir entre quién vale la pena y quién no.

Quizás deberíamos disfrutar más y estar en línea menos…

3 comentarios en “LAS GANAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s